español | english

Los traductores tenemos un gran vocabulario. Esta facultad nos es muy útil al momento de efectuar una interpretación, un doblaje o una acotación rápida. Conocemos más de 50 fórmulas de cortesía, saludo y despedida.

En inglés tenemos el “Hello”, “Hi”, “What’s up”, “What’s cooking”, “Greetings”, “Dear Sir”, “Hey”; mientras que en español podemos recurrir (dependiendo de nuestra región geográfica) al “Hola”, “Saludos”, “Qué onda”, “Qué hay de nuevo”, “Estimado”, “Querido”,” buenas”, “Muy buenas”, etc. Pareciera a simple vista que todos son más o menos intercambiables, sin embargo, existen diversos casos donde la elección del saludo podrá el tono necesario a todo el texto subsecuente.

La expresión “Hi” se traduce como “Hola“, y es correcta. ¿Por qué debería cambiarse? No se trata de una precisión semántica. La palabra “Hello” puede usarse en contexto tan formales como informales. Por otro lado, la expresión “Hi” se usa de manera más familiar, con amigos, con gente conocida o colegas de trabajo. ¿En qué casos puede sustituirse una por otra? Una persona cuya lengua nativa no es el inglés, probablemente se sentirá más inclinado a usar la variante formal antes que la informal, producto de sus años de estudio del idioma. Mientras que alguien con un mayor dominio del idioma o un nativo, podrá utilizar cómodamente “Hi” al tratar a alguien por primera vez.

En México las variantes de saludos son muchas y abarcan una amplia gama de la formalidad a la absoluta informalidad. “Quiubo” y “Qué onda” son fórmulas muy comunes en los saludos, y de similar carga semántica; ambas preguntan por un estado de ánimo o panorama general. Nadie está obligado a responder esa pregunta, se trata de una expresión meramente fática que busca iniciar un intercambio verbal, similar a la expresión “Hi”.

Tenemos entonces que podría traducirse “Hi” por un “Quiubo” o un “Qué onda” en contextos de informalidad. Además presenta el añadido de comunicar más acerca de la personalidad del interlocutor.

Un desparpajado “Qué rollo” le va mejor a un “Wassup”, que un “Qué onda” menos aparatoso y que puede usarse hasta en oficinas. Y un “¿Cómo está usted?” oficinesco y absolutamente formal podrá sin problemas ponerse en lugar de un “Hello”.

Podemos ver que existen factores que se deben tomar en cuenta para la selección de una u otra fórmula. Entre ellos destacan la posibilidad de contacto posterior al saludo, la igualdad de los hablantes y la ausencia o presencia de expresiones de cortesía.

Con un buen manejo de estos factores podremos seleccionar adecuadamente el saludo que se equipare al original.

Del fino arte de traducir saludos