español | english

Al momento de hacer una traducción es primordial que se tenga en mente a la audiencia para la cual se va a traducir el texto. Las diferencias entre el lenguaje de cada país varían de manera importante, incluso tratándose de países que hablan el mismo idioma, como sucede con España y México, sin mencionar las variantes que se encuentran en el resto de Latinoamérica.

Pasar por alto las diferencias lingüísticas que existen entre estos dos países al momento de hacer una traducción puede resultar en una mala interpretación del contenido debido a diferencias lingüísticas entre los países destinatarios.

Considerar al lector a quien va dirigido el texto es fundamental para poder hacer una interpretación de calidad. No es lo mismo realizar una traducción para el público español, que hacerlo para el público mexicano. Las diferencias en el léxico de estos dos países son bastante notorias y no tomarlas en cuenta solo provocará que el contenido no sea entendido por el lector de la forma que se pretende. De esta manera, una vez que se conoce al público al que va dirigido el texto, se puede definir la terminología y localización del texto; es importante utilizar glosarios de terminologías que se empleen en el país de destino, ya que estos serán de apoyo durante todo el proceso de traducción.

Como ejemplo de las diferencias en el lenguaje de estos dos países, se puede mencionar la conjugación de la segunda persona del plural en España, en comparación con su no utilización en México.

España: Vosotros vais a coger un autobús.

México: Ustedes van a tomar un autobús.

Optar por un español neutro, digamos, realizar una interpretación que vaya dirigida a los castellanoparlantes en general puede provocar que el texto pierda su esencia, especialmente si el autor de la obra original está haciendo uso de un tono más coloquial, en lugar de un tono neutro en el idioma original de la obra. La amplia utilización de palabras y términos que no son compartidas en el lenguaje de España y México, provocan que una traducción neutra no satisfaga a ninguna de las dos audiencias

Para lograr una buena traducción es necesario emplear el vocabulario del idioma de destino, cuidando y respetando el estilo original de la lectura.

Diferencias entre el castellano de España y el de México