español | english

Existen algunas reglas que es recomendable considerar para hacer una traducción que conserve el estilo, tono y contenido del texto que se está traduciendo; es decir, que nos posibilitan garantizar la correspondencia del texto entre la lengua de origen y la de destino.

Para comenzar, es necesario conocer el contexto de lo que se va a traducir. Para que sea posible hacer una traducción precisa es preponderante entender las necesidades del texto; una vez que se entiendan esas necesidades, será posible para el traductor definir la estrategia de traducción que se va utilizar. Es imprescindible tener una profunda comprensión del texto que se va a trabajar; mientras que el traductor no logre un entendimiento profundo del texto, no podrá dar una interpretación fidedigna del mismo en el idioma de destino.

Obtener información previa del tema que se va traducir a través de textos que ya hayan sido publicados, facilitará la familiarización con el contexto del tema, lo cual nos permitirá entender y ser capaces de expresar en el idioma de destino lo que se ha expresado en el idioma de origen.

Es importante que siempre se tenga en mente al destinatario del texto, de ello dependerá el tipo de tratamiento que se le dará al contenido.

La traducción literal es poco recomendable ya que en ocasiones, este tipo de traducción provoca que obtengamos un texto poco fluido y no comprensible para nuestra audiencia. Para evitar esta clase de errores es necesario que nos preguntemos si los recursos lingüísticos que estamos utilizando, son la mejor opción que tenemos a nuestra disposición para entregar de manera exacta el mensaje que se está traduciendo. Algunas veces tendremos que optar por una redacción diferente a la que obtendremos de una traducción literal para evitar que las frases suenen forzadas en español.

El objetivo de la traducción es interpretar de manera precisa el contenido de un texto, sin que éste pierda su estilo original y por supuesto, sin que el fondo se vea afectado o transformado de forma alguna.

Requerimientos básicos para hacer una traducción de calidad