español | english

Para obtener una traducción técnica rigurosa y precisa, la primera regla es: sólo si somos capaces de entender, podremos traducir. Conocer una lengua es la base necesaria, pero para traducir de un idioma a otro hay que observar importantes reglas: una traducción técnica no puede admitir ningún error y requiere tanto del dominio pleno de los idiomas implicados y de los métodos y herramientas de traducción, como del conocimiento de la especialidad en cuestión. Sólo entendiendo el texto original y teniendo en mente a quién va dirigido, se respetará su contexto. Para lograr este objetivo es imprescindible obtener información previa y conseguir el vocabulario adecuado en torno al tema. Antes de empezar se debe preparar un vocabulario con los términos más importantes. En el caso del español hay que limitarse a un español accesible cuya interpretación sea fácil en los textos de destino. Una buena investigación sobre un tema conlleva revisar material ya publicado, documentos similares traducidos con anterioridad y herramientas útiles como libros, tesis doctorales, manuales y otros. No debemos limitarnos solamente a lo que aprendimos durante nuestra carrera, pues nuestra profesión es un aprendizaje continuo que aumenta nuestras competencias lingüísticas. No es lo mismo traducir un instructivo o un documento formal que traducir una página web o un artículo.

Nuestras áreas de especialización:
  • ingeniería mecánica
  • maquinarias
  • vehículos
  • tecnología de embalaje
  • medio ambiente
  • electrónica
  • informática
  • energía solar
  • industria siderúrgica
  • industria del papel
  • construcción naval
  • industria textil
  • ingeniería de precisión
  • refrigeración
  • ingeniería agrícola
  • tecnología de medición y control
  • y muchas más …